Wheels Needed - Unfortunately (Traduccion sigue)

May 31, 2018

 

About a month ago I bought my ticket to Buenos Aires to volunteer with Cintia Salazar and others who are bettering the lives of dogs in that city.  Along with volunteering, my plan is to take video for a short documentary and do research for a book.  The thing is, I don’t want to arrive empty-handed, so I asked: “Is there something I can bring to you folks?”  The answer was unexpected: “It would be fantastic if you could bring dog wheelchairs.  They are extremely expensive here.” It is unfortunate that dog wheelchairs are needed but loss of mobility results when abandoned dogs suffer horrific injuries.  

 

I responded that I would check them out and started researching dog wheelchairs at eBay and Amazon as well as at eddiewheels.com.  Guess what?  Wheelchairs for dogs are really freaking expensive in the U.S. as well!.  Who knew they tend to go for $200 to $600 or more depending on the size of the dog?  Now what?

 

I started to think the only thing I will take to Argentina is a headache and a slight sense of failure.  I know the purpose of my trip is to shed more light on the plight of dogs in Buenos Aires, to highlight what folks are doing and to see how I can better support them, but hey, I wanted to offer something at the time of arrival.  You know how you always bring a bottle of wine to the host of a dinner party? 

 

Frustration set in and I was feeling discouraged (insert emoji).  But I started to think "Let's face it, arriving with expensive wheelchairs does not solve the problem any how, a sustainable solution is necessary." Maybe I can build dog wheelchairs.  

 

New preliminary plan: I arrive in Buenos Aires with a dog wheelchair I have built and a bag full of parts to build more.  I (or we) put them together and work to find parts in Buenos Aires so the process can be repeated by them for much less than paying for a finished product.  Welcome to my rabbit hole. 

 

So I turned to my friends Google and Youtube and I contacted different people for some guidance and yesterday I finally went to Lowes to buy some hardware.  After poking around the store for a while, I found some brackets that were the right shape but were steel.  Steel is too heavy, I need aluminum.  And then voila, I found some packs of brackets in the section where they sell gutters so I grabbed two for $15. 

 

 

 

 

I still wanted a main bracket for the front of the wheelchair.  Picture the top half of a square.  I searched the store but came up empty.  A nice young lady asked me what I was looking for, so I gave it a shot and described the shape of bracket I want.  She of course asked: “What do you need it for?”  I responded: “I’m trying to build something.” Huh.

 

An hour into my quest and I was done.  My head was pounding and the slightest bit of panic set in.  This is crazy and my quest is crazy.  Maybe even going to Buenos Aires is crazy.  I have no set plan and had begun to bank on using a box of dog wheelchair parts to get myself in the door about 35 days from today.  Now that is a delusion. 

 

I headed down the aisle but turned back: “Excuse me miss, where can I find Excedrin?” 

 

They should sell Excedrin in every aisle of Lowes (like placing a pizza shop near a marijuana dispensary).  You know, you’ve been one of those people sweating over shades of mauve paint and trying to decide which sheen is best (flat, matte, eggshell enamel, satin enamel, semi-gloss enamel or hi-gloss enamel). 

 

Good thing I’m not painting dog wheelchairs.  Then I’d really have a problem.

 

 

 

Se nesecita ruedas - lamentablemente

Hace aproximadamente un mes compré mi boleto a Buenos Aires para ser voluntario con Cintia Salazar y otros que están mejorando la vida de los perros en esa ciudad. Junto con el voluntariado, mi plan es tomar un video para un documental corto e investigar un para libro. La cuestión es que no quiero llegar con las manos vacías, así que les pregunté: "¿Hay algo que les pueda traer a ustedes, amigos?" La respuesta fue inesperada: "Sería fantástico si pudiera traer sillas de ruedas para perros. Son extremadamente caros aquí ". Es desafortunado que se necesiten sillas de ruedas para perros, pero la pérdida de movilidad se produce cuando los perros abandonados sufren lesiones terribles.

 

Respondí que los vería y comencé a investigar sobre sillas de ruedas para perros en eBay y Amazon, así como en eddiewheels.com. ¿Adivina qué? ¡Las sillas de ruedas para perros también son super caros en los Estados Unidos !. ¿Quién sabía que tienden a costar de $200 a $600  o más dependiendo del tamaño del perro? ¿Ahora que?

 

Empecé a pensar que lo único que llevaria a la Argentina seria un dolor de cabeza y una ligera sensación de fracaso. Sé que el propósito de mi viaje es arrojar más luz sobre la difícil situación de los perros en Buenos Aires, para destacar lo que están haciendo los trabajadores de rescate y para ver cómo puedo apoyarlos mejor, pero bueno, quería ofrecer algo al momento de la llegada. . ¿Sabes cómo siempre llevas una botella de vino al anfitrión de una cena?

 

Llegó la frustración y me sentía desanimado (inserte un emoji). Pero empecé a pensar "Seamos realistas, llegar con sillas de ruedas caras no resuelve el problema de ninguna manera, es necesaria una solución sostenible". Tal vez pueda construir sillas de ruedas para perros.

 

Nuevo plan preliminar: llego a Buenos Aires con una silla de ruedas para perros que he construido y una bolsa llena de piezas para construir más. Yo (o nosotros) los montamos y trabajamos para encontrar piezas en Buenos Aires, para que el proceso sea repetido por ellos por mucho menos que pagar por un producto terminado. Bienvenido a mi agujero de conejo.

 

Así que recurrí a mis amigos Google y Youtube y me puse en contacto con diferentes personas para obtener orientación y ayer finalmente fui a Lowes para comprar algo de hardware. Después de hurgar en la tienda por un tiempo, encontré algunos soportes que tenían la forma correcta pero eran de acero. El acero es demasiado pesado, necesito aluminio. Y luego voilá, encontré algunos paquetes de corchetes en la sección donde venden canales, así que agarré dos por $15 US.

 

 

 

 

Todavía quería un soporte principal para el frente de la silla de ruedas. Imagina la mitad superior de un cuadrado. Busqué en la tienda pero salí vacío. Una amable jovencita me preguntó qué estaba buscando, así que le di una oportunidad y describí la forma de corchete que quería. Ella, por supuesto, preguntó: "¿Para qué lo necesitas?" Respondí: "Estoy tratando de construir algo". Huh.

 

Despeus de una hora mi búsqueda terminó. Mi cabeza latía con fuerza y ​​entraba el más mínimo pánico. Esto es una locura y mi búsqueda es una locura. Tal vez incluso ir a Buenos Aires es una locura. No tengo un plan establecido y comencé a confiar en usar una caja de piezas de silla de ruedas para perros para llegar a la puerta unos 35 días a partir de hoy. Ahora eso es un engaño.

 

Empeze a caminar pero regresé: "Perdóneme señorita, ¿dónde puedo encontrar el Excedrin?"

 

Deberían vender Excedrin en cada pasillo de Lowes (como colocar una pizzería cerca de un dispensario de marihuana). Ya sabes, has sido una de esas personas que sudaban sobre tonos de pintura malva y trataban de decidir qué brillo era mejor (plano, mate, esmalte de cáscara de huevo, esmalte satinado, esmalte semi-brillante o esmalte brillante).

 

Menos mal que no estoy pintando sillas de ruedas para perros. Entonces realmente tendría un problema.

 

 

 

 

 

 

Please reload

Featured Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive